Practicar el naturismo si eres transexual

Los problemas que podían surgir entre la gente que gusta de practicar el naturismo, y los que no son muy aficionados y ademas algo más recatados, se solventó hace algunos con la  creación de lugares específicos para practicar el nudismo. Así, las zonas quedaban perfectamente acotadas, sobre todo en lugares públicos como playas o campings, y todo el mundo sabía a qué atenerse cuando ingresaba en unas u otras.

Sin embargo, surgió otra realidad social que no mucha gente ha tenido en cuenta; yo, personalmente, pensé en ella no hace mucho, y fue precisamente gracias al porno trans que caía en la cuenta. Porque hoy en día, la transexualidad es una condición perfectamente conocida y reconocida, por suerte mucho más que hace unos años, cuando se propuso la solución arriba comentada; pero no se ha hecho nada para actualizarnos, y yo me pregunto: si una persona transexual quiere practicar el naturismo al aire libre, ¿también han de tener un espacio específico para ello?

En realidad, no estoy nada informado del asunto. En mis aventuras naturistas nunca me he topado con ningún trans, ninguno de nosotros teníamos ningún conflicto de identidad de género, con lo cual, cuando nos desnudábamos, no teníamos que temer que alguien pensara que éramos otra cosa diferente a la que aparentábamos. Pero pensándolo, creo que realmente debe ser difícil para estas personas el decidirse a practicar actividades nudistas en según qué ambientes, tan llenos estamos de prejuicios y tabúes todavía. ¿O acaso mis preocupaciones son efecto de mi mente heterosexual, que busca conflictos donde puede ser que en realidad no los haya?

No lo creo, y supongo que esta sociedad aún no está tan evolucionada y liberada como quisiéramos, ni mucho menos, y es una pena. Aunque hace tiempo que se habla del transformismo, el travestismo y la homosexualidad, la transexualidad es algo más que eso, y todavía nos cuesta aceptarlo. Y si además esta condición se quiere mostrar al aire libre de forma desnuda, debe ser complicado buscar el momento y el lugar. Así que me vuelvo a cuestionar: ¿realmente existen espacios destinados a ellos, o las personas trans deben armarse de coraje y valor para mostrar su realidad en lugares naturistas?

Puede que quizá yo mismo me esté liando un poco. Por suerte, las personas que practicamos el el nudismo, somos bastante tolerantes, o al menos eso quiero creer. Porque la verdad, no sé mi reacción si un día me encuentro cara a cara con una mujer desnuda a la que le cuelga un rabo entre las piernas, o a un hombre de pelo en pecho que resulta tiene un coño perfectamente formado. Reconozco que en el primer caso quizá no actuaría de forma extraña, como digo el porno transexual abre muchas puertas, y en los últimos años ha hecho que estas mujeres ya formen parte de su imaginario habitual, de tal forma que es raro el que no haya visto nunca un video de esta categoría. Pero claro, verlo en vivo y en directo… puede que sea otra historia.

El día que inventamos el senderismo porno

Teniendo en cuenta que en mi grupo de amigos aficionados a las actividades al aire libre todos estamos ya en la cuarentena, no creo que a nadie le extrañe saber que otra cosa que también nos encanta es ver porno de forma online, afición que tenemos desde jovencitos y, que al menos yo, no encuentro motivos para dejar. Mi mujer es bastante consciente de lo que me gustan los videos xxx y las películas porno, de hecho muchas veces hemos compartido este hobby, así que no tengo ni por qué negarlo ni por qué avergonzarme de hacerlo; y quiero pensar que mis camaradas estarán en la misma situación que yo.

Pero esto que os voy a contar sucedió algunos años atrás, cuando andábamos por la veintena y se nos ocurrió montar un grupo de senderismo. Al principio éramos apenas cinco colegas a los que muchos tachaban de locos, pero fuimos corriendo la voz y pronto se nos fueron añadiendo más gente, incluso algunas tías que a la larga se convirtieron en algunas de nuestras mujeres. Pero todavía faltaba para eso, estábamos empezando con nuestro club, pero al cabo de un año y medio de funcionar, se puede decir que nos iba bastante bien.

Quedábamos los fines de semana para hacer nuestras rutas, siempre que el tiempo nos lo permitía, claro. Por eso, cuando llegaba la primavera nuestra actividad se volvía frenética, y es que el calorcito nos subía los ánimos, aunque cuando se empezaron a sumar chicas a nuestro grupo, también empezaron a subirse otras cosas. Por mucho que quisiéramos ignorarlo, las camisetas pegadas de sudor a las tetas y los pantaloncitos cortos ceñidos al culo de las féminas cuando pasaban las horas, hacían que muchos de nosotros empezáramos a sentir el calor más intenso en ciertas partes de nuestro cuerpo; vamos, que nos poníamos calientes como monos. Y así empezó a gestarse nuestra primera experiencia de senderismo porno puro y duro.

Recuerdo que era más o menos esta época del año, y aunque todavía no había llegado el verano, ya hacía bastante calor, justamente como ahora. Aquel día nos habíamos desplazado a pocos kilómetros de nuestra ciudad, porque ya preveíamos que la ruta sería más corta de lo habitual, para que nadie quedara deshidratado por el calor ni sufriera ningún otro accidente. Cuando llevábamos una hora o así de camino, y aunque ni siquiera habíamos llegado a mediodía, ya empezamos a notar  el sol iba haciendo su efecto y nuestros cuerpos comenzaban a cansarse y a transpirar. En el grupo seríamos unas veinte personas, más o menos repartidos a la mitad entre los dos géneros, y a esas alturas, cuando el sudor empezó a corrernos por todo el cuerpo, algunos de los hombres nos quitamos la camiseta, no sin antes habernos puesto protección contra los rayos UVA, por supuesto.

Al pronto, las chicas, un poco en broma, empezaron a protestar, diciendo que no era justo que los tíos pudiéramos andar sin camiseta, y ellas no  pudieran hacer lo mismo. Y entonces, uno de mis colegas más avispados, las retó a que también lo hiciera; total, éramos todos amigos, y gente madura, y allí no había nadie más que fuera a escandalizarse. Era todo un desafío, y aunque lo dijo en tono de humor, yo sabía que éste era un calentorro que pagaba, a veces literalmente, por ver a una chica desnuda, o semidesnuda, si tal era el caso. Había que ver cómo respondían las tías a sus palabras.

Y entonces, la que años mas tarde sería mi mujer, y otra amiga más, se quitaron la camiseta, y quedaron en sujetador delante de nosotros. Al verlas, el resto de las chicas hicieron lo mismo, y como si fuera lo más natural del mundo, seguimos en camino como si no pasara nada, aunque a todos los tíos se nos iban los ojos detrás de aquellos pechos que ahora podíamos apreciar mucho mejor, viendo cuáles eran realmente sus tamaños, y descubriendo a tetonas que antes no nos lo parecían, o tetas bien formadas cuando antes no nos habíamos siquiera fijado. La verdad, el camino se estaba haciendo una tortura.

Y yo creo que las tías se dieron perfecta cuenta de esto, porque al llegar al primer claro y hacer una parada para descansar, una de ellas dijo que todavía no estábamos a la par, al menos no hasta que se quitaran los sujetadores y quedaran a pechos descubiertos, tal como los hombres. Yo ya estaba empalmado a estas alturas, lo reconozco, y ver esas tetas al aire me puso mucho peor, y desde luego no era el único; y parece que nuestra excitación se extendió a las tías, porque no sé muy bien en qué momento se acabo el andar, se formaron algunas parejas, y nos fuimos perdiendo por acá y por allá buscando privacidad… No sé cómo acabaron los otros, aunque imagino que como yo, que fue la primera vez que me tiré a la que luego acabó casándose conmigo.

Estas salidas xxx se repitieron durante algún tiempo, aunque sólo con un grupo selecto, ya que no queríamos que todo esto se supiera por ahí y la publicidad de nuestro club se viera dañada. Con los años fuimos dejando estas prácticas, mientras nos casábamos, o teníamos parejas estables, o nos hicimos padres… Pero aún hoy me pregunto si al final no podríamos haber patentado un nuevo tipo de actividad al aire libre, jeje.

El naturismo, actividad obligada de la época estival

Si de realizar actividades al aire libre hablamos, y teniendo en cuenta que estamos a un cuarto de hora de que empiece el verano y comencemos a pillar períodos vacaciones, no hay más remedio que hablar de una práctica que cada vez es más seguida y que es perfecta para realizarla en esta época en particular: el naturismo.

Aunque eso del naturismo es su nombre en clave en el lenguaje refinado, porque en el coloquial ha sido de toda la vida el nudismo. Y sí, por suerte, y tras años de discusiones y controversias con el tema, por fin hemos llegado a un punto en el que parece que todos estamos contentos, tanto los detractores que abogan por el recato y el puritanismo, como los defensores, que defienden la libertad y el dejar atrás los tabúes sobre la desnudez del cuerpo humano.

Hoy en día, el turismo naturista, sobre todo el de playa, está perfectamente regulado, con zonas perfectamente señalas y delimitadas, y como digo está teniendo bastante éxito, ahora que ya nadie se siente molesto por ver a otro desnudo por casualidad, ni se teme que alguien te insulte por desnudarte y tomar el sol en bolas. En España, con tal cantidad de costas, incluyendo nuestros archipiélagos, hay multitud de sitios donde practicar el naturismo, e incluso hay zonas que se han especializado en esta clase de turismo, destinando hoteles, apartahoteles o lugares de alquiler donde lo normal es practicar nudismo, encontrando poca gente que aún mantenga algo de ropa encima en esos lugares.

Por supuesto, el ir a una playa naturista, o si vamos al tema, practicar nudismo, es algo totalmente opcional, ya que incluso en estos lugares destinados a ello, no es obligatorio andar sin nada de ropa encima. Pero a todos aquellos que aún sientan algo de aprensión y lo vean como algo escandaloso, les invito a que prueben un día, pues según mi experiencia, no hay nada más liberador que andar al aire libre como nuestra madre nos trajo al mundo. Todo aquel que lo prueba repite siempre, porque de alguna manera incomprensible, al poco de estar desnudos se tiene una sensación de libertad y bienestar tales, que se olvidan los complejos y los cánones de estética para empezar a mirar a los demás, y a nosotros mismos, como personas con mente y alma, sin pensar en nuestros cuerpos, que al fin y al cabo son cambiantes y no representan nada de lo que somos de verdad.

Si en esas cumbres que realizan los políticos con tanta pompa, donde nunca acuerdan nada o si lo hacen no lo cumplen, deberían darles un giro naturista… Seguro que otro gallo nos cantaría.

Las mejores cosas se hacen al aire libre

Buenas a tod@s, seguramente afirmar lo que digo en el título sea un poco presuntuoso, y haya mucha gente que no esté de acuerdo. No todo el mundo considera que la naturaleza sea estupenda, y odie los días lluviosos, los niveles de polen, los molestos insectos y las manchas de barro. Puede ser, sí, que a veces el mundo natural nos muestre su peor cara, y que no le guste a todo el mundo.

Sin embargo, siempre he pensado que quizá esta gente no sabe en realidad cuántas cosas y de cuántas maneras pueden hacerse estando al aire libre, más allá de pasear o hacer merendolas, que también son estupendas y en general gustan a todo el mundo (bueno, vuelvo a caer en el error, quizá no a todos). A mí, que soy un empedernido amante del mundo de la naturaleza y de cualquier actividad que pueda hacerle en pleno campo abierto, me parece increíble que a estas personas no les guste absolutamente nada, ninguna actividad que se pueda hacer en el exterior; y es por eso que pienso que puede ser escasez de información.

Desde campamentos hasta senderismo, desde barbacoas hasta un simple paseo, deportes de riesgo a otros más convencionales… La lista es inmensa, y solo hay que encontrar aquello que nos guste y nos motive, porque de todos es conocidos los beneficios de hacer vida al aire libre, y quizá algunos no los hayáis comprobado en carne propia. Recuerdo cómo mis padres (grandes amantes también de la naturaleza) me inculcaron ese gusto por estar siempre en el exterior, y así fui cogiendo el gusto por jugar en la calle, salir al parque, liar a mis amigos más tarde para hacer excursiones campestres; con deciros que hasta perdí la virginidad en un bosque perdido en la sierra…

Pero mis experiencias ya las contaré más adelante, aunque por supuesto lo que busco en este blog es que también contéis las vuestras, para que con todas puestas en común podamos demostrar a los escépticos o a los que odian directamente las salidas al exterior. Seguro que cuando lean cuántas vivencias hemos tenido, y cuánto nos hemos divertido, empiezan a ver la naturaleza con otros ojos, y se les abre un mundo nuevo de aventuras que, al final, sería estupendo que también llegaran aquí.

Mientras, disfrutemos de este tiempo que tenemos, pues la primavera es un  periodo muy cambiante  en cuanto a la atmósfera se refiere, pero a la vez y precisamente por eso, uno de los mejores para realizar múltiples actividades, como ya iremos contando.